Los amantes de los perros se han defendido diciendo que en realidad los felinos no demuestran afecto y prefieren estar lejos de los humanos, pero eso está lejos de la realidad.

Así lo asegura un estudio realizado por la Universidad Estatal de Oregón y la Universidad de Monmouth en Nueva Jersey, el que concluyó que los gatos en realidad son muy aficionados a la gente.

La investigación publicada el pasado viernes en la revista Behavioural Processes, afirma que los felinos disfrutan del contacto humanos más de lo que les gusta comer.

 

Para llegar a esa conclusión, los investigadores pidieron prestados 50 gatos de hogares particulares y de un refugio de animales. Luego los hicieron exponer a cuatro tipos de estímulos: alimentos, juguetes, olores e interacción humana.

 

A medida que fueron avanzando en el estudio, la mitad de los felinos se vio más favorecido por la interacción humana sobre cualquier otra cosa.

Fuente: 24horas.cl